¿Cómo calcular los Riesgos Financieros de mi empresa, y lograr reducirlos efectivamente?

riesgos financierosLos riesgos financieros se definen como la posibilidad real de perder dinero como consecuencia de una transacción financiera; o la probabilidad de que un evento adverso reporte consecuencias financieras negativas a la empresa.

Por ejemplo, cuando se realizan ventas a crédito o en moneda extranjera; o cuando se hacen inversiones en proyectos nuevos. Entonces, podemos concluir que los riesgos financieros tienen dos características fundamentales:

  1. Son consecuencia de decisiones financieras que pueden afectar negativamente la liquidez de la empresa.
  2. Escapan del control de la empresa; es decir, se rigen por conceptos que no son atribuibles a la compañía. Son eventos financieros externos que igual repercuten sobre ella.

Por otra parte y en el otro lado de la balanza, encontramos la seguridad financiera. La misma puede definirse como el efecto de decisiones más o menos acertadas que nos ayudan a administrar las finanzas para que respondan a nuestros intereses.  

Ahora bien, también es harto conocida la premisa popular que reza “quien nada arriesga, ni gana ni pierde”. Por lo tanto y de acuerdo a los preceptos de este rezo; si nuestro objetivo es el enriquecimiento a través de un emprendimiento; necesariamente tendremos que correr algunos riesgos financieros.  

En otras palabras, si entre tus objetivos empresariales se encuentra alcanzar independencia financiera hasta amasar una fortuna -como suponemos-; tendrás que arriesgarte a correr ciertos riesgos financieros que te encaminen hacia ellas. Aprende a moverte en el espacio que ambos extremos te dejan para llegar a tu meta.

Tipos de riesgos financieros

Cuando hablamos de riesgos financieros, nos enfrentamos a un rango bastante amplio de escenarios que pueden surgir por diversas razones.

Entre las razones que explican la existencia de tantos riesgos financieros, se encuentran la continua globalización de las economías (y de los mercados financieros) aunados a la volatilidad de las tasas de interés.

Por esta razón es difícil elaborar una lista definitiva que recoja todos los tipos de riesgos financieros. Sin embargo, es posible distinguir algunas categorías principales que toda empresa deberá tomar en cuenta al momento de diseñar su plan estratégico financiero:

a. Riesgo de contraparte

Se trata del riesgo que se corre cuando la otra parte con la que se llegó a un convenio no pueda o no quiera cumplir con su parte del compromiso. Como ejemplo de riesgo de contraparte encontramos el que corren los bancos al otorgar créditos; ya que siempre existe la probabilidad de que el cliente se vea impedido de honrarlo en los períodos establecidos.

b. Riesgo de interés

Este riesgo se presenta cuando las tasas de crédito cambian de manera desfavorable para quien pide un préstamo. Un ejemplo de riesgo de interés ocurre cuando un prestatario se arriesga a solicitar dinero con interés de tasa variable. Si la tasa de interés general disminuye tendrá el beneficio de pagar menos por concepto de intereses; pero también está sujeto a que ocurra lo contrario y deba pagar más si la misma aumenta.

c. Riesgo cambiario

Es una de las modalidades de riesgo financiero más impredecibles. Los mercados cambian a diario y están sujetos a las fluctuaciones del tipo de cambio; por lo que las predicciones siempre darán márgenes grandes de error.

d. Riesgo de liquidez

Esto ocurre cuando se ven riesgo la capacidad de comprar o vender un activo de la empresa.

e. Riesgo país

El riesgo que corre las inversiones extranjeras en una nación se mide con el riesgo país. Este se define como la probabilidad de que estas inversiones no brinden el rendimiento esperado, o que ocurran pérdidas.

¿Cómo calcular los riesgos financieros de tu empresa?

Calcular los riesgos financieros de las empresas es por lo menos, complicado. Los administradores a cargo de este aspecto fundamental para el éxito empresarial deben enfrentarse a mucha incertidumbre; y considerar distintas alternativas en el momento de tomar decisiones para reducir estos riesgos.

En ese sentido, el cálculo de riesgos financieros inicia en la ponderación de alternativas situadas en eventos o sucesos futuros que resultan difíciles de prever tales como la reacción de un competidor a una nueva lista de precios; tasas de interés dentro de unos años; confiabilidad de un nuevo proveedor; satisfacer las necesidades de los clientes; anticipar y actuar ante los movimientos de la competencia; investigar y desarrollar opciones de productos con mejor relación de precio/calidad; y muchos otros.

Por estas razones, la toma de decisiones financieras se consideran dentro de una línea continua que va de la certeza (altamente previsible), a la turbulencia (altamente imprevisible). En concreto, las matemáticas y el manejo de datos reales en altos volúmenes son la única línea divisora que marcará la diferencia entre el éxito y el fracaso financiero de tu empresa.  Y tus analistas financieros necesitarán toda la ayuda disponible para procesar toda esta información.

Las herramientas de Gestión del Rendimiento Empresarial o EPM (Enterprise Performance Management por sus siglas en inglés) son ese apoyo que requieren tus analistas para predecir el rendimiento de tu empresa; generar informes confiables; y calcular e interpretar correctamente los riesgos financieros que puedes tomar.

Contáctanos aquí para darte más detalles y asistir a tu gente a alcanzar independencia a la que aspiras y te mereces. Muévete con nosotros en el espacio que ambos extremos – seguridad vs. riesgos financieros – te dejan para llegar a tu meta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *