¿Cambiar de ERP? Una decisión que satisface los requerimientos de contabilidad

Las nuevas tecnologías digitales han otorgado a empresas de todos los sectores una mejora en su productividad y una forma fiable de optimizar procesos que suelen ser complejos. Por ello, los sistemas ERP de las compañías más antiguas han tenido que adaptarse a la transformación digital para no quedar obsoletos y evitar que se conviertan en una desventaja frente a la competencia.

Aunque son muchas las empresas que ya cuentan con sistemas que les han ayudado a automatizar gran parte de sus procesos, llega un punto en el que se hace evidente la necesidad de implementar un nuevo software. Por este motivo, es importante identificar de forma oportuna cuándo es momento de cambiarlo. 

Cómo identificar si tu cliente necesita un nuevo ERP¿Cómo determinar si la compañía debe cambiar de ERP?

Si eres un contable, debes saber que hay un conjunto de situaciones que pueden presentarse en una compañía que encienden las alarmas de una clara necesidad de cambiar de ERP. Para ayudarte a identificar esos casos, te contamos cuáles son las principales razones por las que se hace necesario hacer este cambio. 

1. Software obsoleto

Llega un momento en el que los sistemas ERP no cubren las demandas y necesidades de una organización y sus parámetros no logran adaptarse a los nuevos escenarios y competencias que enfrenta la compañía. Para conservar un buen nivel de competitividad y evitar retrasos, las empresas necesitan innovar y desarrollar nuevas tecnologías que los ayuden a mantenerse actualizados en el mercado. Es allí cuando se hace necesario apostar por un ERP más eficiente.

2. Riesgo de pérdida de datos

Cuando las empresas manejan grandes volúmenes de datos, es necesario utilizar sistemas fiables con altos niveles de protección que ayuden a respaldar toda la información vulnerable. Si el ERP de la compañía no cuenta con funciones avanzadas a prueba de fallas, es probable que tu cliente necesite invertir en uno nuevo, que sea más seguro y pueda proteger los datos de clientes y proveedores. 

3. Incapacidad de adaptarse a las nuevas regulaciones

Por lo general, los países tienden a cambiar normativas y regulaciones gubernamentales, como los impuestos, por ejemplo, Las empresas tienen que adaptarse rápidamente a estos cambios, sobre todo en casos de facturación. Por ello, si el ERP de la compañía no ofrece la facilidad para efectuar estas adaptaciones, conviene hacer un cambio en el sistema. Identificar cuando se necesita cambiar de ERP

 4. No ofrece opciones de escalabilidad ¡Es hora de cambiar de ERP!

Las empresas, especialmente las pymes, aspiran a un crecimiento importante a mediano y largo plazo y para ello requieren sistemas que evolucionen al mismo ritmo. Si se tiene un sistema que supone un freno a las posibilidades de expansión de la compañía, será necesario cambiar de ERP y apostar por uno que atienda las demandas tanto actuales como futuras y atienda su escalabilidad. 

El proceso para implementar un nuevo sistema de este tipo necesita inversión, tiempo y planificación. Sin embargo, son procesos completamente necesarios para mantener la empresa actualizada y a la par de las nuevas tecnologías, así como para manejar la información en tiempo real. De no hacerlo, la organización puede disminuir su rendimiento y productividad, y quedar eliminada por la competencia.

A su vez es importante que cada uno de los integrantes de la organización comprenda y maneje el software con fluidez. Lo ideal es elegir proveedores de software ERP que ofrezcan soporte técnico y que cuente con características que se ajusten lo mejor posible a las necesidades de su compañía. En este sentido, Netsuite ERP se posiciona con una gran alternativa y en Fusionworks podemos ayudarte con su implementación. ¡Contáctanos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *